Escuela Secundaria General No. 16 "Otilio Montaņo" - "OTILIO MONTAÑO" RESEÑA HISTORICA

 

 OTILIO MONTAÑO
Por Juan Salazar Pérez
13 de mayo de 1982


 

1.- EVOCACIÓN DEL PROFESOR OTILIO E. MONTAÑO.

Moreno, delgado aún por aquellos años, con el rostro enmarcado por unos espesos bigotes, Otilio Edmundo Montaño, llegó a Yautepec allá por 1908 a la escuelita de gobierno, situada en una esquina del zócalo de la población, cuya casa pertenecía a la familia Rojí.

Semanariamente, las familias acomodadas del lugar, celebraban sus tertulias, que iban rotándose de casa en casa de acuerdo a quien le tocara ser anfitrión: Ora con los Guzmán, ora con los Reyes, los Plasencia, los Rulfo, los Moreno, los Guzmán o con los Salazar, se daba cita lo más escogido de aquel trasunto de sociedad porfiriana.

Los señores se habían constituído en una cerrada fraternidad denominada "La Escuadra".

Un grupo de muchachas en flor amenizaban las reuniones desgranando los arpegios de sus mandolinas, chocolate y primores de la exquisita repostería casera, eran la delicia de los asistentes.

La vida en Yautepec se desenvolvía en medio de una paz monacal y ambiente recoleto. Por las tardes, las campanas tocaban al ángelus.

El párroco Marcos Osuna, don Teodoro González, el Lic. Díaz Mioqui y algún invitado de ocasión tomaban religiosamente sus puestos, a las dos de la tarde, en la tienda de don Chico Salazar, para escanciar los vinos de su bodega.

Atlihuayán, San Carlos y Oacalco, mantenían, entonces, un permanente ritmo de trabajo, que a su vez, permitía que, el grupito que manejaba el comercio, llevara esta forma de vida placentera y de espaldas al pueblo.

En una de esas tertulias, conocí, por azares del destino, al Profr. Montaño: Un traje gris, gazné en el cuello y calzando zapatos de una sola pieza, es todo el recuerdo que guardo de él.

En 1911, ya iniciada la revolución, lo volví a encontrar nuevamente en Yautepec, pero ahora en circunstancias diferentes: Estábamos en el cuartel general de Amador Salazar, que en nada se parecía a los salones de aquellas tertulias de "La Escuadra", y Otilio E. Montaño, de oscuro profesor, había pasado a ser un prestigioso general zapatista. Más tarde me enteraría de algo más importante ¡Que, el profesor Montaño, era nada menos que el redactor del Plan de Ayala!

Esas fueron las dos únicas veces en que me encontré con el Profr. Montaño, pero para mí quedaron indeleblemente marcadas en el recuerdo. Nunca más lo volvería a ver.

El general tuvo dos hijos: Salvador y Guadalupe. Años después, en plena paz, Salvador estuvo en Yautepec como Secretario del Juzgado de Primera Instancia. Siempre llevó una vida retraída, quizá por la pena de saber que su padre había muerto como traidor. En ese tiempo lo invité para que llevara a uno de mis hijos a la pila bautismal, así fue como encompadramos. Más tarde le dije que estaba reuniendo datos para demostrar que el Profr. Montaño, su padre, había sido asesinado por sus enemigos políticos. Que no fue traidor a la causa que sirvió. Ahora, cumplo con este ofrecimiento, esperando que las nuevas generaciones lo eximan de ese estigma.

2.- LA MAÑANA DEL CRIMEN.

El 10 de Mayo de 1917, fué ajusticiado en el pueblo de Tlaltizapán, Morelos, el Profr. y Gral. Otilio Edmundo Montaño, autor del Plan de Ayala y compadre del Caudillo Suriano Emiliano Zapata.

Era la madrugada. La pequeña población, se conmovió al estruendo de una descarga cerrada de fusiles en pleno centro. Los vecinos despertaron aterrados creyendo era un ataque sorpresivo de los carrancistas, que, en esos días, invadían al Estado de Morelos. Nunca se imaginaron que, en esos momentos, la detonación escuchada, ponía fin a la vida del prestigiado general Zapatista.

Sin embargo, el Profr. Montaño, antes de ser fusilado, dicta su testamento político, en el que refuta los cargos del Consejo de Guerra que lo juzgó, y pide, a los licenciados que fueron a notificar la sentencia, que, aun después de muerto, se publique en los diarios de la capital, con la finalidad de que, sus compañeros de armas y la Nación, sean quienes lo vindiquen antela historia, y, a pesar de que le ofrecen solemnemente que cumplirán con ésta última voluntad, arrumban el documento entre los papeles sin valor del archivo - ocultándoselo al mismo general Zapata-, por instrucciones de Soto y Gama, señalado por Montaño como el principal responsable de su muerte.

a.- Un Hallazgo Afortunado.

No fué, sino hasta dos años después de ocurrido el fusilamiento, en que, un reportero del periódico Excélsior, lo encuentra en la residencia de- Pablo González, en la entonces población de Tacubaya, y lo publica el martes 21 de enero de 1919? en la edición No. 675 de su periódico y, que ahora reproducimos en estos apuntes para que, el caso del general Montaño, sea juzgado por las nuevas generaciones y sirva al esclarecimiento de la verdad histórica.

A continuación transcribimos el artículo aparecido en Excélsior.

En las tres primeras columnas de la primera plana puede leerse:

"EL TESTAMENTO POLITICO DE OTILIO E. MONTAÑO". ESTE CURIOSO DOCUMENTO FUE ESCRITO DE PUÑO Y LETRA DE MONTAÑO, MOMENTOS ANTES DE CUMPLIRSE SU SENTENCIA DE MUERTE".

ACUSA DE TRAIDORES A LOS PRINCIPALES ZAPATISTAS. REFIRIÉNDOSE ESPECIALMENTE AL CONOCIDO EMBAUCADOR, LIC. ANTONIO DIAZ SOTO Y GAMA".

Y, como pie de grabado, aparece:

"UN FRAGMENTO DEL ULTIMO MANUSCRITO DE OTLILIO MONTAÑO REDACTADO LA VISPERA QUE SE CUMPLIERA SU SENTENCIA DE MUERTE".

Sólo como una aclaración al margen, precisemos que el testamento, no fué escrito de puño y letra por el Profr. Montaño como dice el reportero de Excélsior, pues, por el texto del mismo puede verse que lo dictó, además de que el testimonio del capitán Moisés Bejarano, que más adelante reproduciremos, así lo confirma.

Pero, continuemos con el artículo de Excélsior:

En la página cuatro se encuentra el acuerdo que creó el Consejo de Guerra por órdenes de Zapata:

"CUARTEL GENERAL DE TLALTIZAPAN. 15 DE MAYO DE 1917.

"El C. General en Jefe en su acuerdo de esta fecha, se ha servido disponer,. se constituya un Consejo de Guerra para juzgar al General Otilio Montaño en los graves cargos que le resultan con motivo de la rebelde actitud asumida por vecinos del pueblo de Buena Vista de Cuéllar del Estado de Guerrero, formado por el personal siguiente: Presidente Gral. Manuel Palafox-Gral. M.Y. Gutiérrez-J. V. Blanco, Serafín Robles y el Lic. Antonio Díaz Soto y Gama-P.O. del Gral. Emiliano Zapata, Serafín Robles".

b.- El Reportaje.

"Nuestro enviado especial a la ciudad de Cuautla, obtuvo autorización del señor Pablo González, Jefe de las Operaciones en el Sur, para que le proporcionara a "EXCÉLSIOR" el proceso y documentos que se relacionan con el Consejo de Guerra extraordinario del Gral. Otilio Montaño, fusilado por los mismos zapatistas el 18 de Mayo de 1917.

"Tan interesantes documentos fueron recogidos por las fuerzas del Gral. Pablo González en la plaza de Tlaltizapán, depositados en el archivo cuando abandonaron la población los zapatistas y estos documentos se encontraban en la residencia de un alto jefe Carrancista en la vecina población de Tacubaya, de donde los obtuvimos del encargado de la oficina señor Miguel Porraes.

c.- División entre los Zapatistas.

"Desde hace varios años han venido sufriendo hondas disidencias los directores del Zapatismo, que han dado como resultado reyertas entre sí. El monstruo del Sur se ha destruido a sí mismo: Eufemio Zapata murió en una riña con el General Sidronio Camacho, en las calles de Cuautla, así como también han desaparecido otras cabezas de ese movimiento, que por tantos años se han agitado en los estados del Sur.

"Pero el caso de Otilio Montaño es distinto, su fusilamiento fué precedido de todos los formulismos y hasta sus propios enemigos más encarnizados le concedieron los honores que él merecía como autor del Plan de Ayala.

"En todo el proceso que consta de diez hojas más documentos numerosos y cartas, NO APARECE COMO EL PROPIO MONTAÑO DIJO EN SU REFUTACION, UN SOLO CARGO QUE LE PUEDA SER COMPROBADO () y se limitan sus acusadores a asegurar que estaban en tratos para rendirse y que por lo tanto, se había hecho reo de alta traición a la causa Zapatista. "Las personas que se citan como principales acusadores de Montaño son TIBURCIO FIGUEROA de Iguala y la señora: JESUS BARRERA de Tepecuacuilco, a quien llaman "Chucha la Negra" y parece que fué inmiscuida en la misma causa que se. instruyó días antes a los generales de División, Francisco Pacheco y Lorenzo Vázquez que fueron ejecutados también.

"Montaño a quien conoció perfectamente la ciudad de México durante la época convencionista, por haber figurado como. Ministro de Instrucción Pública y en la Convención, dejó su "TESTAMENTO POLITICO" o refutación de la sentencia, como anteriormente se ha mencionado.

(*) Las mayúsculas son del autor de estos apuntes.

d.- Parte Resolutiva de la Sentencia.

"Después de largas consideraciones, los suscritos, miembros del Consejo de Guerra, deberían fallar y fallan.

"I.- El acusado Otilio Montaño es culpable del delito de traición a la causa revolucionaria.

"II.- Por ese delito se le impone la pena de muerte, que desde luego se ejecutará con las formalidades del caso.

"III.- Notifíquese y remítase copia al Jefe supremo de la Revolución para su conocimiento y efectos.

"Así definitivamente juzgado, lo sentenciaron y firmaron los miembros del Consejo de Guerra, demos fé (firmados) MANUEL PALAFOX-SERAFIN N. ROBLES-ANTONIO DIAZ SOTO Y GAMA- M. Y. GUTIERREZ-J. P. BLANCO.

e.- Un Monumento Funerario.

"Por el hecho de que Otilio Montaño fué fusilado como traidor a la causa zapatista, no ocupó la gaveta que le estaba destinada en el monumento funerario levantado en Tlaltizapán por orden de Emiliano Zapata, para que allí reposen los restos de todos aquéllos que han luchado por el famoso Plan de Ayala, en nombre del cual se han cubierto de sangre los campos del Sur.

"En ese monumento que semeja la forma de una pirámide truncada léense los nombres de todos los principales cabecillas surianos. El nombre que se halla en primer lugar es el de Emiliano Zapata, sigue después el de Montaño y a continuación figuran los de Palafox, Soto y Gama y otros".

3.- TESTAMENTO POLITICO DEL PROFR. OTILIO MONTAÑO.

Incluido dentro del artículo de Excélsior que hemos reproducido, se encuentra el "Testamento Político" del Profr. Montaño y que, enseguida, leeremos con la salvedad de que los subtítulos y las mayúsculas, son del autor.

a.- Las Intrigas de una Camarilla de Ambiciosos.

"En la villa de Tlaltizapán, a los dieciocho días del mes de mayo de mil novecientos diecisiete, notificado de la sentencia que antecede, el acusado general Otilio Montaño, dijo: Que protesta contra la sentencia forjada a las sombras de la noche y no ante el pueblo, come lo pidió, por sus mismos enemigos políticos; que sólo ha sido condenado por acusadores como se verá en el proceso, pero que no se le ha comprobado nada; que todo lo que contiene la sentencia, es una sarta de falsedades; que invita al pueblo mexicano en general, para que vea el proceso y se convenza de que el mencionado proceso sólo fué una compostela donde se ve claramente que no es más que los políticos deseosos de manchar la reputación de un hombre honrado, APELARON A MEDIOS REPROBADOS PARA HACERLO APARECER COMO TRAIDOR CON EL FIN DE DESAPARECERLO, PARA SATISFACER VENGANZAS MEZQUINAS Y AMBICIONES MISERABLES.

b.- Un Proceso sin Medios de Defensa.

"Que, asimismo, hace constar, para que el pueblo sepa y la patria juzgue lo mismo que la Historia, que SE LE NEGARON TODA CLASE DE GARANTIAS PARA QUE PRESENTARA PRUEBAS; que hasta las pruebas documentales que el mismo licenciado Díaz Soto y Gama tuvo en sus manos, se negaron a tomarlas en consideración: que se negaron a recibir toda clase de pruebas en contrario, al grado de que EL CONSEJO DE GUERRA, CON EXCEPCION DE VARIAS PERSONALIDADES, SE MANEJARON PARA JUZGARLO; NO COMO HOMBRES, SINO COMO FIERAS.

c.- Tuvieron Miedo de Juzgarlo Públicamente.

"El condenado pidió que se le juzgara públicamente ante el pueblo y le tuvieron miedo al pueblo, porque entonces se descubriría la verdad, y entonces EL PUEBLO Y LA OPINION PUBLICA LOS SEÑALARIA COMO TRAIDORES AL "PLAN DE AYALA" A LOS QUE LO JUZGARON, porque han traicionado a la Justicia falseando la realidad de los hechos, y al traicionar la justicia, indudablemente cometen el delito de traicionar a la Patria, de traicionar al pueblo, de traicionar a la revolución y de traicionar a la causa que defendemos; A LOS SEÑORES LICENCIADOS SOTO Y GAMA, MANUEL PALAFOX, INGENIERO ANGEL BARRIOS Y LOS DEMAS FIRMANTES DE ESA SENTENCIA LOS ACUSA PARA QUE EL PUEBLO LOS LLEVE A LOS TRIBUNALES CUANDO LA PAZ SE HAGA Y JUSTIFIQUEN EL MOTIVO DE SU TRAICION.

d.- Sus Acusadores: Jueces y Partes.

"Que así mismo hace constar que acusa desde REYNALDO LECONA A VIDAL BOLAÑOS y a todos los acusadores que figuran en el proceso, a efecto de que cuando se establezca el Gobierno Constitucional, los llame a cuentas a todos los acusadores que figuran en el proceso; que en dicho proceso NO JUSTIFICARON NADA, porque no pueden ser testigos y acusadores, porque se negaron a acusarlo y juzgarlo públicamente ante el pueblo al condenado a muerte en este día, que la sentencia, pide al Jefe de la Revolución en los momentos de morir, que se publique en la prensa de todo el país, lo mismo que la refutación que hace el que va a morir en estos momentos.

e.- No Pudieron Comprobarle Nada.

"Ante la Nación acusa al Consejo de Guerra que subscribe esa sentencia, que es traidor a los principios revolucionarios del Plan de Ayala: que así mismo acusa de traidores a los acusadores que figuran en el mencionado proceso, sin que estos hayan comprobado sus dichos y afirmaciones. Acusa ante la Nación y ante la Revolución misma a los que en las tinieblas de la noche y a puerta cerrada le juzgaron en tres audiencias en que campeó la fiereza y la predisposición de sus enemigos.

f.- El Profesor a Merced de sus Verdugos.

"Hace constar que EL GENERAL PALAFOX HA SIDO SU ENEMIGO POLITICO Y PERSONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO, COMO LE CONSTA AL GENERAL ZAPATA; EL INGENIERO BARRIOS, LLAMADO MINISTERIO PUBLICO, TAMBIEN HA SIDO SU ENEMIGO PERSONAL Y LE HA BUSCADO AL CONDENADO A MUERTE, LA MANERA DE DESPRESTIGIARLO Y DE ACABAR CON EL COMO AHORA LO CONSIGUIO EN UNION DEL LICENCIADO SOTO Y GAMA, que por rencillas políticas de camarilla ha procurado deshacerse del condenado a muerte; que asimismo hace constar que el llamado coronel Reynaldo Lecona, instigado por Soto y Gama, fue a apoyar a Vidal Bolaños, quien traicionó a la Revolución, desertándose del Ejército Libertador y pasándose al enemigo en la ciudad de Iguala, comprobado esto por el señor Alberto Sánchez, que vive actualmente en Jojutla, y ya se verá que hasta de los carrancistas se valieron para dictar esa sentencia de muerte; que asimismo se valieron de los carrancistas Tiburcio Figueroa acusador únicamente de la carrancista señora Barrera, sin que éstos carrancistas también le probaran nada.

 g.- Montaño, Infamado.

"Que Reynaldo Lecona, lo mismo que Vidal Bolaños se presentaron al Ministerio Público en calidad de acusadores y el llamado Ministerio Público los tomó en calidad de testigos, con fundiendo su papel el Ministerio Público con el de delator, función que desempeñó el llamado Ministerio Público, hace constar: que si no conocía sus funciones o era de mala fé, cuando menos por honradez, los que aspectaron sus actos, debía de haber expulsado del Consejo de Guerra, por haber insultado de una manera bárbara y brutal al acusado que estaba en el banquillo; hace constar el acusado: que en todos los actos del Consejo de Guerra, por señales, por risas, por secreteos, fue burlado ignominiosamente, fue injuriado el acusado. Acusa ante la Nación y ante el pueblo, a los miembros del Consejo de Guerra, señores Manuel Palafox, licenciado Soto y Gama, al ingeniero Angel Barrios, de haber juzgado al acusado como en los tiempos de "Torquemada" y Pedro Arbués, ni siquiera como en la época huertiana de fatal memoria.

h.- Invita al Pueblo de Morelos a que Tome su Defensa Después de Muerto.

"Acusa ante la Nación para que se haga la luz ante la justicia respecto de la complicidad con Pacheco y con todos los que se dice defeccionaron, invita al pueblo a que investigue todo esto para que se convenza de que el autor del Plan de Ayala no es un traidor a la Revolución, sino por el contrario, son traidores los que le condenan; que para que se satisfaga el pueblo, interrogue a los generales Juan Ubera, Jesús Alcaide, Aurelio Castillo y a todos los jefes revolucionarios en general, que vieron su labor contra el carrancismo, contra el felicismo, contra el huertismo ; que consulte los documentos de la prensa general, para que vea y compruebe, que los traidores son los que le han condenado.

Hoy habia 1 visitantes (14 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=